juego para personas mayores

La importancia del juego para las personas mayores

Dentro del programa de terapia ocupacional en geriatría y gerontología, las sesiones de juego para personas mayores tienen una finalidad primordial y muy completa. Se trata de combinar ejercicio físico, estimulación cognitiva, cuidado de la salud mental, diversión y relaciones sociales satisfactorias. Todo ello aporta una gran calidad de vida en la vejez y convierte a los juegos para adultos mayores en una actividad terapéutica irremplazable.

Juegos para ancianos para incrementar su calidad de vida

En nuestra residencia para la tercera edad desplegamos toda una serie de actividades de terapia ocupacional y psicosociales para promover el bienestar y la autonomía de nuestros residentes. Entre ellas, además de la gerontogimnasia, la estimulación cognitiva y la laborterapia, destacan las actividades de juego para las personas mayores.

Y es que la etapa de envejecimiento se caracteriza por proporcionar mucho tiempo libre, sin tantas responsabilidades ni obligaciones horarias. Pero la clave de un envejecimiento saludable estriba en saber disfrutar de un tiempo de ocio de calidad; que favorezca la actividad física, ejercitar la memoria para prevenir el deterioro cognitivo, el cuidado de la salud mental y una rica vida social. Y si además, estas actividades de ocio se realizan en gran parte al aire libre y de forma lúdica, se logra entrenar todas las áreas de la salud simultáneamente.

Es por ello que en la Residencia Argaluza destinamos gran parte de nuestros recursos y actividades terapéuticas y psicosociales a los juegos para ancianos. Es decir, actividades lúdicas de todo tipo de carácter gerontológico, destinadas a incrementar el bienestar de las personas de edad avanzada.

No en vano, la literatura gerontológica evidencia la importancia del juego en las personas mayores como un aspecto primordial para su salud y su calidad de vida. Una herramienta espléndida e integral para incentivar sus relaciones sociales y, con ello, alejarlos del nocivo aislamiento social. Un fenómeno que nuestro centro residencial intenta combatir desde todos sus servicios de atención integral y centrada en la persona mayor.

Así pues, aprovechando nuestro equipo de terapeutas, nuestros amplios jardines y nuestras instalaciones adaptadas a la tercera edad; llevamos a cabo todo un conjunto de actividades físicas y recreativas donde el juego es más que divertimento. Es todo un método terapéutico y ocupacional.

El juego para personas mayores como promotor de un envejecimiento activo

El afamado escritor Julio Cortázar, a la edad de 69 años, comentó en una entrevista: «(…) Cuando yo hablo del juego, hablo siempre muy en serio. Como hablan los niños, porque para ellos el juego es una cosa muy seria. (…) El juego está integrado en la esencia de la vida. (…) Nosotros [los adultos] lo racionalizamos y lo convertimos en sinfonías, cuadros, novelas,…». En estas palabras, Cortázar supo sintetizar perfectamente la importancia del juego para los adultos mayores y para todas las etapas de la vida en general.

  Laborterapia para un envejecimiento de calidad

En efecto, el juego supone un método muy atractivo y sencillo de fomentar el ejercicio físico, el entrenamiento de las habilidades cognitivas y la creatividad. Así como es de gran utilidad para promover la autoestima, el autoconcepto positivo y el desarrollo emocional en las personas ancianas.

Asimismo, el juego tiene una importancia vital en nuestro desarrollo evolutivo, social y emocional. De ahí que, a la hora de tratar con adultos mayores, las actividades psicosociales lúdicas sean tan beneficiosas. Pues resultan un modo sutil y agradable de fomentar el envejecimiento activo. Por eso se fomentan tanto los juegos para personas mayores en las residencias.

Así, en Argaluza realizamos sesiones de juegos para personas mayores de diversa índole. Desde juegos de mesa tradicionales como el bingo o las cartas hasta lanzamientos de aros o pelotas, partida de bolos o mini golf. Desde juegos de lógica o juegos de memoria hasta juegos de psicomotricidad, de nutrición o basados en el ejercicio físico.

Y es que una de las ventajas de los juegos para personas mayores es su enorme versatilidad y los diferentes tipos de actividades que pueden desarrollarse con ellos. Además de que su nivel de dificultad se puede adaptar a las condiciones de cada participante mayor. No obstante, el común denominador de todos ellos es ser juegos divertidos y que incrementan la calidad de vida de las personas.

juego para personas mayores

Los beneficios que aporta el juego a las personas mayores

Retomando las palabras expresadas por Cortázar, el juego es una cosa seria, sin duda. Pues las habilidades que adquirimos a través de él nos aportan recursos de suma importancia para afrontar la vida con éxito. Al tiempo que el juego, como elemento recreativo, supone una necesidad básica para el bienestar de los seres humanos. Pues su énfasis en el mantenimiento de un buen estado salud integral está más que constatado.

Por tanto, resulta un craso error considerar al juego como una mera actividad infantil o pedagógica. Es necesario mantener el espíritu lúdico a lo largo de la vida, porque su talante terapéutico resulta innegable.

Si bien, antiguamente existía la falsa creencia popular de que jugar era una forma de perder el tiempo, de holgazanear. O, en el mejor de los casos, su permisividad se reducía a los juegos de mesa, aunque sin dejar de atribuírseles un sentido de ocio banal. Sin embargo, las investigaciones centradas en las terapias ocupacionales y los juegos para adultos mayores demuestran lo contrario

  Actividades de psicomotricidad fina para conservar la autonomía de los mayores

Gracias a las habilidades que desarrollamos mientras jugamos, aumentamos nuestra creatividad y ejercitamos la neuroplasticidad. Eso significa que fomentamos más el pensamiento creativo o divergente, lo que nos permite encontrar soluciones alternativas a las situaciones más complicadas. O, dicho en otras palabras, ¡cuánto más juguemos, más geniales —o ingeniosos— nos volvemos!

El ejercicio de la plasticidad cerebral que logramos mediante el juego supone un recurso de incalculable valor para las personas mayores. Primero, porque refuerza sus habilidades cognitivas, lo cual impide un envejecimiento mental prematuro. Segundo, porque las prepara para encarar muchas situaciones complejas y los diversos cambios que se producen en la etapa de la vejez.

Asimismo, las actividades lúdicas promueven el proceso de socialización. Es decir, invitan a crear relaciones sociales sanas y satisfactorias, que a su vez ayuden a las personas mayores a sentirse integradas.

Los juegos para adultos mayores: mucho más que una actividad recreativa

Sin lugar a dudas, los juegos no solo son una actividad recreativa. En los niños y adolescentes cumplen la función de aprendizaje de habilidades físicas, cognitivas y sociales. Además de incrementar sus conocimientos sobre el entorno, estimular sus capacidades sensoriales y desarrollar su pensamiento creativo, su imaginación.

Mientras que en el caso de los adultos mayores, el juego puede aportar armonía y entretenimiento a su vida, lo cual siempre viene genial. Pero, asimismo, las actividades de juegos en la tercera edad sirven como recurso terapéutico y de prevención de discapacidades y disfuncionalidades físicas, mentales y cognitivas. De ahí la promoción de los juegos físicos, psicomotrices o de estimulación cognitiva, por citar algunos, que realizamos en nuestra residencia para ancianos.

Por lo demás, existen juegos orientados a facilitar los procesos de rehabilitación funcional o recuperación física. Así, gracias a determinadas actividades lúdicas, nuestros residentes se recuperan de algunas convalecencias o secuelas de modo distendido. Es decir, sin sentir la presión de tener que realizar entrenamientos rehabilitadores aburridos.

De hecho, en la Residencia Argaluza aplicamos mucho las actividades psicosociales lúdicas para trabajar simultáneamente la rehabilitación funcional y psicológica de los mayores. Con ello logramos mejorar las capacidades funcionales de los usuarios, pero también elevar su salud mental y su bienestar personal. Por no mencionar que el proceso rehabilitador se desarrolla con más eficacia gracias a la implicación voluntaria de la persona mayor.

Por tanto, es indudable el poder terapéutico de los juegos, en cualquiera de sus formas. Si bien es cierto que cada tipo de actividad lúdica fortalece un área concreta de nuestra salud —física, psicológica, social o emocional—. Por eso, resulta conveniente combinar diferentes tipos de juegos.

  Terapia de reminiscencia: reviviendo hechos y emociones

Las residencias para mayores como espacios lúdicos, inclusivos y saludables

Los centros residenciales para ancianos tenemos la misión de ayudarles a disfrutar de un envejecimiento satisfactorio y digno. De ahí que debamos ofrecer un servicio de cuidados integrales, pero también un espacio idóneo para un envejecimiento activo, saludable y exitoso.

Para tal fin es primordial ofrecer toda una serie de actividades que no solo fomenten un estilo de vida sano, sino también placentero y motivador. Es aquí donde el juego para personas mayores tiene un protagonismo esencial. Pues les ayuda a disfrutar de ocio de calidad, que redunde en el mantenimiento de sus capacidades funcionales y cognitivas; así como de su autonomía personal y de una red de relaciones sociales enriquecedoras.

Por tanto, los centros residenciales como Argaluza que promovemos la atención centrada en la persona hemos de proporcionarles un espacio de convivencia e inclusión. Donde las personas mayores encuentren un estímulo para mantenerse activos y creativos. Por eso las residencias para mayores son concebidas como centros recreativos, además de terapéuticos y sociosanitarios.

Lo que nos remite a otro aspecto de vital importancia cuando trabajamos con personas mayores… Es absolutamente recomendable escoger juegos para mayores que les resulten interesantes a estos. Para lo cual conviene conocer sus gustos y preferencias. Así, se conseguirá contar con su participación y entrega, y realmente el juego será sentido como algo divertido y placentero.

Efectivamente, el hecho de que la actividad lúdica sea también terapéutica nos compete a los profesionales terapeutas; las personas mayores deben verlo como una acción distendida y socializadora sin más. Así es como conseguimos en Argaluza que nuestros residentes vivan una vejez placentera y satisfactoria, donde el juego para mayores es una cosa seria.

¿Quieres saber más sobre nuestros servicios e instalaciones? Contacta con nosotros y acércate a conocernos.

Referencias consultadas

  • Cabrera, M. E. F. & al. (2006). Juego como promoción de un envejecimiento saludable: definición del usuario y pautas para el diseño de producto accesible. Recuperado de http://bit.ly/3dHlmjm
  • El Esquiu (2012). La importancia del juego para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores. Recuperado de http://bit.ly/2P2oFHn
  • Hernández Rivero, J. G. (2021). El juego y su importancia en los adultos mayores. Recuperado de https://bit.ly/3zWk6lH
  • Muñoz Muñoz, C. G. (2016). El juego como recurso terapéutico en la intervención comunitaria con personas mayores. Recuperado de http://bit.ly/3dHKEgX
  • Rodríguez, A. (2015). Por qué es tan importante que sigamos jugando cuando somos adultos. Recuperado de https://bit.ly/3bUZ3YK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Ir arriba
Call Now ButtonLLÁMANOS