cardiopatías congénitas

Cardiopatías en ancianos

El 14 de febrero está íntimamente relacionado a San Valentín, celebración muy especial para los enamorados. Pero este día es especial también por otro motivo, y es que se celebra el Día Internacional de las Cardiopatías Congénitas. En el contexto de la salud pública, las cardiopatías congénitas en ancianos representan un área de interés creciente, dado el aumento de la esperanza de vida y la mejora en los servicios médicos, que permiten a las personas con estas patologías llegar a edades avanzadas. Este grupo de afecciones plantea desafíos únicos en la población geriátrica, desde el manejo clínico hasta las implicaciones psicosociales. Y es que, aunque las cardiopatías congénitas están tradicionalmente asociadas con la infancia, no debemos olvidarnos de los adultos mayores, como ya subrayábamos en nuestro post anterior con motivo del Día Mundial de la Lucha contra la Depresión.

Esto nos recuerda asimismo la importancia de abordar también la salud mental de estos pacientes, ya que las complicaciones físicas de enfermedades crónicas pueden afectar profundamente su bienestar tanto físico como emocional.

Qué son las cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas son defectos estructurales o funcionales del corazón. Dichas anomalías pueden afectar tanto a las paredes del corazón, como a las válvulas cardíacas, así como a los vasos sanguíneos cercanos al corazón, y pueden alterar el flujo normal de sangre a través de este órgano. Las causas pueden ser genéticas, ambientales, o una combinación de ambas, aunque en muchos casos no es posible determinar la causa exacta.

Las cardiopatías congénitas suelen detectarse en diferentes momentos, dependiendo de la gravedad y el tipo de defecto. Pese a que algunas se identifican antes incluso del nacimiento, mediante ecografías prenatales, otras pueden detectarse justo después durante los exámenes físicos rutinarios. Hay anomalías que solo se descubren en la infancia o la edad adulta, especialmente si son menos graves y no causan síntomas evidentes inicialmente, pero también en la tercera edad. En cualquier caso, la detección temprana es crucial para el manejo y el tratamiento adecuados de estas enfermedades.

cardiopatías congénitas

Tipos de cardiopatías congénitas

Las cardiopatías congénitas en adultos mayores son afecciones cardíacas presentes desde el nacimiento que no pasan desapercibidas. Estos son algunos de los tipos más comunes:

  • Comunicación interauricular (CIA). Se trata de un defecto que se caracteriza por la presencia de una abertura en la pared que separa las aurículas derecha e izquierda del corazón. Esto puede llevar a un flujo sanguíneo anormal entre las dos aurículas, que son las cámaras superiores del corazón.
  • Comunicación interventricular (CIV). Similar a la CIA, pero la abertura se encuentra en la pared que separa los ventrículos, esto es, las cámaras inferiores del corazón. Esto puede causar que la sangre fluya del ventrículo izquierdo al derecho, y dado que este último es el encargado de bombear la sangre desoxigenada hacia los pulmones para su oxigenación, se sobrecarguen los pulmones con sangre.
  • Coartación de la aorta. Este defecto implica un estrechamiento de la aorta, que puede afectar al flujo sanguíneo que va desde el ventrículo izquierdo del corazón hacia el resto del cuerpo. Puede ser tratado en la infancia, pero algunos casos leves pueden no ser diagnosticados hasta la edad adulta.
  Diabetes de tipo 2

Otras patologías

  • Tetralogía de Fallot. Aunque es más comúnmente tratada a edades tempranas, algunos adultos pueden vivir con esta patología si no ha sido detectada o tratada previamente. Se caracteriza por cuatro defectos cardíacos que incluyen CIV, estenosis pulmonar (estrechamiento de la válvula pulmonar y el conducto que conduce desde el corazón a los pulmones), hipertrofia ventricular derecha (el músculo del ventrículo derecho se engrosa debido al esfuerzo adicional necesario para bombear sangre) y un desplazamiento de la aorta, que se sitúa encima de la abertura ventricular cuando normalmente emerge solo del ventrículo izquierdo, de manera que recibe sangre de ambos ventrículos.
  • Valvulopatías congénitas. Incluyen patologías como la estenosis aórtica o la estenosis pulmonar, donde las válvulas que regulan el flujo sanguíneo del corazón están estrechadas, o también la insuficiencia valvular, donde las válvulas no cierran correctamente.
cardiopatías congénitas

Cómo el envejecimiento afecta a las cardiopatías congénitas

El envejecimiento en pacientes con cardiopatías congénitas introduce desafíos únicos debido a la naturaleza progresiva tanto del envejecimiento como de las condiciones cardíacas preexistentes. A medida que las personas con cardiopatías congénitas llegan a la edad adulta y después a la avanzada, experimentan cambios cardiovasculares típicos del envejecimiento, además de las complicaciones propias de sus patologías. Estos cambios incluyen, pero no se limitan a:

  • Aumento de la rigidez arterial. Conduce a un sobreesfuerzo de trabajo para el corazón que acaba exacerbando la cardiopatía existente.
  • Disminución de la reserva cardíaca. La capacidad del corazón para responder a demandas incrementadas de oxígeno y nutrientes disminuye, lo que puede afectar la tolerancia al ejercicio a incrementar el riesgo de insuficiencia cardíaca.
  • Alteraciones en la función diastólica. El envejecimiento afecta a la capacidad del corazón para relajarse adecuadamente entre los latidos del corazón, lo que puede complicarse aún más por defectos estructurales del músculo.
  • Creciente prevalencia de enfermedades comórbida. Patologías como la hipertensión, la diabetes de tipo 2 y las enfermedades coronarias pueden sumarse a las complicaciones de las cardiopatías congénitas, incrementando el riesgo de episodios cardiovasculares adversos.
  • Tratamientos o intervenciones previas. Las cirugías practicadas en la infancia o la juventud pueden tener implicaciones a largo plazo. Por ejemplo, las prótesis o reparaciones quirúrgicas pueden degenerarse o no funcionar tan eficazmente con el tiempo, con la consecuente necesidad de revisión o reemplazo.

Factores de riesgo de los pacientes mayores con cardiopatías congénitas 

Los adultos mayores con cardiopatías congénitas pueden ver agravadas sus enfermedades por diversas causas. Algunas son estas:

  1. Diabetes de tipo 2. Esta enfermedad afecta a la capacidad del cuerpo para regular y usar el azúcar (glucosa) como «combustible». Esto puede causar niveles de azúcar en sangre demasiado altos, lo que incrementa el riesgo de sufrir una enfermedad arterial coronaria, insuficiencia cardíaca y otras complicaciones cardiovasculares.
  2. Hipertensión arterial. La presión arterial alta puede causar un endurecimiento y engrosamiento de las arterias, lo que limita el flujo de sangre oxigenada al corazón y otros órganos vitales. Esto puede exacerbar las patologías cardíacas existentes y aumentar el riesgo de insuficiencia cardíaca.
  3. Hipercolesterolemia. Niveles altos de colesterol en la sangre pueden llevar a la aterosclerosis, restringiendo el flujo sanguíneo y aumentando el riesgo de un evento cardíaco.
  4. Enfermedad renal crónica. Esta enfermedad puede afectar a la capacidad del cuerpo para regular la presión arterial y filtrar la sangre, lo que puede aumentar el riesgo de enfermedad cardiovascular.
  5. Obesidad. El exceso de peso suma una tensión adicional en el corazón y está asociado con un mayor riesgo de enfermedad coronaria, hipertensión y diabetes de tipo 2.
  6. Apnea del sueño. Esta se caracteriza por pausas en la respiración durante el sueño, lo que puede aumentar el riesgo de hipertensión, arritmias y enfermedad cardíaca, ya que interrumpe el suministro de oxígeno al cuerpo.
  Psicogerontología e inteligencia emocional en la vejez
cardiopatías congénitas

Hábitos

  1. Sedentarismo. La falta de actividad física contribuye al desarrollo de enfermedades cardiovasculares, obesidad, diabetes tipo 2, y otros problemas de salud. Y es que, como no nos cansamos de recomendar desde Residencia Argaluza, la práctica regular de ejercicio ayuda a mantener un peso saludable y mejora la función cardíaca.
  2. Tabaquismo. Fumar daña los vasos sanguíneos, reduce la cantidad de oxígeno en la sangre y aumenta la presión arterial, lo que puede deteriorar aún más la función cardíaca en pacientes con cardiopatías congénitas, además de aumentar el riesgo de aterosclerosis (acumulación de placas de grasa en las arterias).

Ausencia de adultos mayores en los estudios

La exclusión de personas mayores de los estudios sobre cardiopatías congénitas representa un problema significativo en la medicina cardiovascular. Sin embargo, medida que la población envejece y las tasas de supervivencia de individuos con estas patologías sin diagnosticar desde la infancia aumentan, se hace cada vez más crucial entender cómo estas enfermedades afectan a los adultos mayores.

La falta de inclusión en las investigaciones de este grupo etario limita nuestra comprensión de los desafíos únicos que enfrentan dichos pacientes, incluyendo la progresión de la enfermedad, las complicaciones a largo plazo, y cómo las comorbilidades y los cambios fisiológicos asociados al envejecimiento impactan en el manejo y tratamiento de sus condiciones cardíacas. La ausencia de datos representativos genera una distorsión de los resultados, obligando a los médicos a deben basarse en la evidencia obtenida de poblaciones más jóvenes, lo cual puede no ser directamente aplicable o requerir adaptaciones en el enfoque terapéutico para los adultos mayores.

Esta brecha en la investigación subraya la necesidad de estudios específicamente diseñados para abordar la cardiopatía congénita en el contexto del envejecimiento, para desarrollar estrategias de manejo óptimas que mejoren la calidad de vida y los resultados de salud en esta creciente población de pacientes.

Hacia una mejor compresión y manejo de las cardiopatías congénitas en ancianos

Aunque muchas de las cardiopatías congénitas pueden ser diagnosticadas en la infancia y corregidas mediante cirugía y otro tipo de intervenciones o tratadas con medicamentos, y ser con el tiempo manejadas con éxito, en algunos tipos de cardiopatías, los síntomas pueden tardar años en aparecer. En estos casos, es posible que algunos pacientes presenten complicaciones debido a cambios en la dinámica cardiovascular asociados al envejecimiento y requieran por tanto atención adicional en la edad adulta. Esto es así por la mejora en las técnicas de diagnóstico, que en el pasado no arrojaron luz sobre estas patologías, o al desarrollo de síntomas relacionados con la edad o con la progresión de la enfermedad.

  El aislamiento en personas mayores

Tratamientos y manejo

Dado que los tratamientos varían según la gravedad del defecto, y pueden incluir desde medicamentos hasta procedimientos quirúrgicos, pasando por intervenciones mediante cateterismo, es importante que nuestros mayores eviten hábitos nocivos como beber alcohol, fumar o comer en exceso, que pueden exacerbar sus patologías, y en cambio promover en ellos otros más beneficiosos, como la práctica de ejercicio o seguir una dieta sana y balanceada.

La gestión de los pacientes ancianos con cardiopatías congénitas, por lo tanto, requiere un enfoque multidisciplinario que no solo se enfoquen en la vigilancia y el manejo de la condición cardíaca congénita en sí, sino también en la prevención y el tratamiento de las comorbilidades asociadas al envejecimiento y en la adaptación de las intervenciones a las capacidades y necesidades cambiantes del paciente. Esto subraya la importancia de un cuidado cardiológico continuo y personalizado a lo largo de la vida para estas personas. La integración de estrategias de cuidado que abarquen tanto los aspectos físicos como emocionales es crucial para mejorar la calidad de vida de los ancianos con cardiopatías congénitas, destacando la necesidad de un enfoque holístico en su atención como el que dispensamos hacia nuestros mayores en Residencia Argaluza, único modo de garantizar una mejor salud y una buena calidad de vida.

Referencias consultadas

  • Enfermedades cardiovasculares en el adulto mayor (2022). Revista colombiana de cardiología. Recuperado de https://bit.ly/42N95Bg
  • ¿Qué son las cardiopatías congénitas? (2022). Instituto Nacional del corazón, el pulmón y la sangre. Recuperado de https://bit.ly/49GA2J6
  • Cardiopatías congénitas (s/f). Fundación española del corazón. Recuperado de https://bit.ly/3I6QsPp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 16 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
LLÁMANOS