Fractura de cadera en ancianos

Fractura de cadera en ancianos: síntomas, tratamiento y consecuencias

La fractura de cadera en ancianos es una de las patologías más frecuentes. Una vez que ocurre, no solo afecta a nivel físico, sino también emocional. Hay varios tipos de fractura: la subcapital y la pertrocantérea.

¿Quieres conocer todas sus claves? Te las contamos en este artículo.

Síntomas de una fractura de cadera

Los síntomas principales son dos:

  • Dolor intenso en la zona de la cadera (la ingle).
  • Pérdida de la movilidad de la articulación (impotencia funcional).
  • Deformidad en el miembro afectado o rotación del a extremidad y/o acortamiento de la misma.

Además, pueden aparecer:

  • Derrames de sangre por la rotura de algún vaso sanguíneo.
  • Entumecimiento de la pierna (hematoma ).
  • Síntomas generales (sangrado interno, hipotensión).
Fractura de cadera en ancianos

¿Cómo se trata una fractura de cadera en ancianos?

Existen dos posibles opciones de tratamiento:

  1. Fijación de la fractura: se utilizan clavos para que se vuelva a consolidar el hueso.
  2. Reemplazo de la articulación de la cadera por una prótesis.
  3. Dependiendo del tipo de tratamiento seleccionado bien sea quirúrgico o conservador dependerá de la situación general del paciente.

Para decidir cuál de las dos se utiliza, se tiene en cuenta:

  • Zona de la fractura.
  • Grado de osteoporosis.
  • Existencia de patologías previas.

¿Qué pasa si no se puede operar una fractura de cadera?

En algunos casos, si la fractura es estable y el paciente no tiene una edad muy avanzada, se puede optar por un tratamiento más conservador que incluye controlar el dolor, realizar ejercicios de fisioterapia y movilización temprana. Sin embargo, como ya hemos comentado, lo más habitual es que sea quirúrgico. La supervivencia a medio plazo y la calidad de vida dependerá del tratamiento realizado.

¿Cuánto tiempo tarda en recuperarse de una fractura de cadera?

Las fracturas y su evolución son diferentes en cada persona. Depende de la rotura, su pronóstico, situación basal… Pero se puede decir que, con el tratamiento correcto, la mayoría retoman su nivel previo en 4-6 semanas. El proceso que se sigue para la recuperación es:

  1. Tipo de cirugía realizada (fijación con clavo o prótesis).
  2. Rehabilitación:
  • Depende del tipo de prótesis y las indicaciones del cirujano al de 24 horas de la operación se puede comenzar con la carga temprana. Se precisará de ayudas técnicas (andador, muletas…) Dependerá del tipo de cirugía empleada.
  • Se comienza con los ejercicios de descarga del miembro afectado y movilizaciones en los planos de movimiento de la cadera. Además, se realizan ejercicios de resistencia para tonificar la musculatura y un buen trabajo de propiocepción para poder hacer una reeducación de la marcha y el equilibrio.
  • Se trabaja la musculatura estabilizadora de la cadera y se aumenta la marcha para que la persona se encuentre estable.
  1. Vuelta a la normalidad: la recuperación final incluye ejercicios para realizar en el domicilio, así como la adaptación de la vivienda a la nueva situación. Si la persona mayor vive en residencia, se completará el tratamiento de fisioterapia abordándolo desde un enfoque multidisciplinar (fisioterapeuta, médico, enfermería, psicólogo, TO…) y con un correcto manejo del dolor si es preciso.

¿Qué puedes hacer tú si una persona mayor de tu familia se fractura la cadera?

En esencia, debes controlar al enfermo hasta su curación:

  • No sentarse en asientos bajo ni demasiados blando para evitar luxaciones
  • No debe flexionar la cadera más de 90º.
  • Evitar cruzar las piernas.
  • No realizar rotaciones de cadera.
  • Al levantarse de algún sitio, debe estirar primero la pierna operada y ayudarse de la otra y de los brazos.
  • Dormir boca arriba.

Ten en cuenta que una fractura de cadera en ancianos conlleva un cambio importante en las funciones desempeñadas por la persona, pudiendo provocar impotencia funcional y afectándole a nivel psicológico. Acompaña, ayuda y empatiza.

Ir arriba
Call Now ButtonLLÁMANOS