Qué es el edadismo

Qué es el edadismo

«Ya eres demasiado viejo para aprender cosas nuevas». «No deberías preocuparte tanto por tu aspecto a tu edad». «¿Por qué no te jubilas y le das la oportunidad a alguien más joven?». «Los mayores no pueden adaptarse a las nuevas tecnologías». «No deberías vestirte de esa manera a tu edad». Todas estas frases son ejemplos de edadismo.

Seguro que todos hemos oído —puede que incluso pronunciado, aunque nos avergüence reconocerlo— alguno de estos comentarios en una u otra ocasión. O también otros como estos: «No podemos confiar en alguien joven para tomar decisiones tan importantes» o «Los jóvenes no saben lo que es el trabajo duro». Y es que el edadismo no es solo una discriminación hacia los mayores por el hecho de serlo. Aunque algo menos frecuente, la discriminación hacia los jóvenes por razón de edad es igualmente un ejemplo de lo que es el edadismo.

Origen del concepto de edadismo

El concepto de edadismo fue acuñado por el psiquiatra, gerontólogo y escritor Robert Neil Butler. Criado por sus abuelos, empezó a percibir rechazo hacia los mayores por parte de sus propios profesores en la universidad. Dio con este término en 1969, después de haber participado durante 11 años como investigador principal en algunos de los primeros estudios longitudinales (es decir, aquellos que investigan al mismo grupo de personas durante un amplio período de tiempo) realizados por el Instituto Nacional de Salud Mental de Estados Unidos.

Fruto de estos, concluyó que la senilidad, entendida como la degeneración progresiva de las facultades físicas y psíquicas, no es algo consustancial al envejecimiento, sino que por el contrario se trata de una enfermedad, como lo pueden ser los diferentes tipos de demencias o los microinfartos en anciano.

  Golpes de calor en personas mayores: cómo evitar su peligrosidad

Butler promovió la fundación de varias asociaciones para la visibilización de nuestros mayores y la investigación de enfermedades que les afectan especialmente a ellos. Aunque su mayor aporte a la sensibilización hacia las personas mayores fue tal vez su best seller Why Survive? Being Old in America (¿Por qué sobrevivir? Ser viejo en Estados Unidos), por el cual recibió el premio Pulitzer.

Aunque inicialmente el término edadismo se refería al rechazo que padecen nuestros mayores como consecuencia de su edad, acabó por extenderse hacia otros grupos, siempre que la edad sea el motivo de discriminación.

Cómo combatir el edadismo

El estudio «Estrategias para combatir el edadismo: ¿formación específica sobre envejecimiento o contacto intergeneracional?», recogió los resultados de una investigación llevada a cabo por tres investigadoras especialistas en Psicología de la universidad de Elche. Este trataba de demostrar empíricamente la validez del modelo PEACE de prevención del edadismo, un enfoque utilizado para abordar y combatir la discriminación y los prejuicios basados en la edad hacia las personas mayores.

Qué es el edadismo

Modelo PEACE de prevención del edadismo

El modelo PEACE, que recibe este nombre por sus siglas en inglés (Positive Education about Aging and Contact Experiences), se basa en la creencia de que el contacto entre personas de diferentes edades puede ayudar a desmitificar estereotipos, reducir prejuicios y promover percepciones positivas del envejecimiento. El modelo se centra en los siguientes elementos clave:

  1. Educación positiva sobre el envejecimiento. Según el modelo PEACE, el primer paso debe ser concienciar públicamente sobre el edadismo y sus impactos negativos no solo en las personas mayores, sino en el resto de la sociedad. Educar a las personas sobre los prejuicios asociados con la edad, así como resaltar las contribuciones y fortalezas de los adultos mayores, ayudará a fomentar una comprensión más positiva y respetuosa hacia este grupo de edad.
  2. Contacto intergeneracional. El modelo busca promover oportunidades para que los adultos mayores y las generaciones más jóvenes, incluso niños, participen en actividades compartidas en forma de programas de voluntariado o proyectos colaborativos. Solo así se cuestionarán y derribarán los estereotipos relacionados con la edad, a la vez que se promueve la comprensión mutua.
  3. Cambio de mentalidad. Relacionado con el punto anterior, al generar acciones de contacto generacional y fomentar conexiones personales, el modelo PEACE pretende que muden actitudes y creencias negativas para promover la empatía, el respeto y el aprecio por las experiencias y sabiduría de los adultos mayores.
  4. Compromiso y participación. Fomentar la participación de las personas mayores es esencial para prevenir el edadismo. Nuestros mayores deben ocupar un papel activo en su vida y su entorno, con voz, autonomía y capacidad de decisión, siempre según sus limitaciones particulares. Para crear entornos amigables formados por personas todas las edades se debe trabajar, entre otros, con organizaciones locales, escuelas y profesionales sanitarios que apoyen el envejecimiento positivo.
  Los microinfartos cerebrales en ancianos

Estrategias para combatir el edadismo: ¿formación específica sobre envejecimiento o contacto intergeneracional?

Este estudio consiguió demostrar empíricamente el efecto positivo que tienen en jóvenes universitarios los programas combinados. Por un lado, la experiencia personal derivada del contacto intergeneracional, y por otro, una formación teórica sobre el envejecimiento mostraron resultados positivos que parecen confirmar la eficacia de modelos como el PEACE.

Qué es el edadismo

La influencia positiva de nuestros mayores

Rechazar y por tanto excluir a un grupo de personas, en este caso por razón de edad, no solo perjudica a nuestros mayores, sino que nos priva al resto del sus conocimientos y sus experiencias vitales. En definitiva, de su influencia positiva.

Recordamos que Robert Neil Butler, responsable de acuñar el término edadismo, se crió con sus abuelos. Esto sin duda le sensibilizó con respecto a las personas mayores y le ayudó a ser a ser crítico con las actitudes de otros, incluso con las de sus profesores universitarios.

Ni, como demostró Butler, la senilidad es sinónimo de senectud ni envejecer es una indignidad. Envejecer es, ni más ni menos, que el resultado de un proceso vital. Despojar de dignidad a los mayores por el hecho de serlo no hace sino dejar en evidencia a quien lo hace. Porque, si existe una certeza en la vida, es que todos, si tenemos suerte, algún día llegaremos a ser mayores. Y todos, ahora y también entonces, merecemos ser tratados con respeto.

Referencias consultadas

  • Lorente Martínez, R. et ál. (2019). Estrategias para combatir el edadismo: ¿formación específica sobre envejecimiento o contacto intergeneracional? Recuperado de https://bit.ly/3MqVTeN
  • Bravo-Segal, S. (2018). Edadismo en medios masivos de comunicación: una forma de maltrato discursivo hacia las personas mayores. Recuperado de https://bit.ly/3BsgjxV
  • Wikipedia (s/f). Robert Neil Butler. Recuperado de https://bit.ly/42Y9BLx
  • Organización Mundial de la Salud (2021). Informe Mundial sobre el Edadismo. Recuperado de https://bit.ly/3MzzX19

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 + 15 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
LLÁMANOS