síndromes geriátricos

Preguntas y respuestas sobre los síndromes geriátricos

En el blog de Argaluza hemos mencionado en diversas ocasiones varios síndromes geriátricos que afectan a la salud de nuestros mayores, como el deterioro cognitivo o las caídas. Pero hay otras patologías de mayor o menor gravedad que también a afectan a los ancianos y requieren una especial atención por parte de familiares y cuidadores. En este post trataremos de responder a las preguntas más frecuentes sobre los síndromes geriátricos. El qué, el cuándo, el porqué y el cuál y el cómo de los síndromes geriátricos.

Qué son los síndromes geriátricos

Los síndromes geriátricos son afecciones médicas comunes que afectan a las personas mayores y que pueden tener consecuencias graves en su salud y calidad de vida. Pueden deberse a muchos factores, tanto biológicos como psicológicos y sociales, y suelen presentarse  varios en conjunto.

Es importante abordar los síndromes geriátricos de manera holística, teniendo en cuenta todo lo que contribuye a su aparición. De este modo empezarán a tratarse lo antes posible. Esto es altamente recomendable debido al impacto negativo que pueden llegar a causar en la calidad de vida de las personas mayores.

Cuándo empiezan a producirse

Los síndromes geriátricos pueden comenzar a aparecer a partir de los 65 años, y su frecuencia aumenta significativamente en torno a los 80 años. La edad, no obstante, puede variar mucho atendiendo a factores particulares del adulto mayor, como la salud, el estilo de vida y la genética.

Por qué se producen los síndromes geriátricos

Algunos síndromes geriátricos pueden ser el resultado de cambios fisiológicos asociados con el envejecimiento. Los más frecuentes son la disminución de la masa muscular y la densidad ósea, la reducción de la capacidad cognitiva y la disminución de la eficiencia del sistema inmunológico. Otros, por el contrario, pueden ser el resultado por enfermedades crónicas u otras patologías, como la diabetes, la enfermedad cardiovascular o la demencia.

Cuáles son los síndromes geriátricos más frecuentes

  1. Caídas: las caídas son uno de los síndromes geriátricos más comunes entre personas mayores. Su origen suele estar en factores como la disminución de la fuerza muscular, pero también la mala visión y los problemas de equilibrio. Las consecuencias de las caídas en ancianos pueden ser nefastas, puesto que al riesgo de discapacidad se une la complejidad de la rehabilitación de las lesiones, de las cuales, especialmente a partir de ciertas edades, puede ser difícil recuperarse.
  2. Polifarmacia: al padecer varias enfermedades crónicas que precisan de tratamiento farmacológico, muchos ancianos se ven obligados a tomar varios medicamentos. Dado que puede aumentar el riesgo de interacciones y efectos secundarios, es importante que un médico supervise y realice una revisión regular de la medicación de estos pacientes, para garantizar que los beneficios superen los riesgos.
  3. Deterioro funcional o cognitivo: mientras que el deterioro funcional se refiere a la pérdida de la capacidad de realizar tareas básicas propias de la vida diaria, como caminar, bañarse, vestirse o cocinar, el deterioro cognitivo en ancianos está relacionado con la pérdida de la función mental, como la memoria, la atención y el razonamiento.
  4. Úlcera por presión (UPP): son también conocidas como úlceras de decúbito, de presión o escaras. Se trata de lesiones en la piel que se producen cuando hay una presión constante sobre una zona determinada del cuerpo. Las zonas más frecuentes son las óseas, como los talones, los codos, las caderas y los glúteos.
  5. Incontinencia urinaria y fecal: la incontinencia es la pérdida involuntaria de orina, en el caso de la urinaria, y de las heces, en el caso de la fecal. Suele ser común en las personas de edad avanzada y puede tener un impacto significativo en su calidad de vida y en sus relaciones personales. Tanto que a menudo conduce a la ansiedad, al aislamiento social e incluso a la depresión.
  6. Diabetes: en la diabetes tipo 2, la más común en los adultos mayores, el cuerpo no produce suficiente insulina o no la utiliza de manera efectiva. En consecuencia, se produce un aumento de los niveles de glucosa en la sangre. Las probabilidades de desarrollarla aumentan si el paciente tiene sobrepeso, tiene una mala alimentación, no realiza actividad física o existen antecedentes de diabetes en su familia.
  7. Malnutrición: tendemos a pensar que se produce cuando no se consumen suficientes nutrientes, vitaminas y minerales. Sin embargo, también se da malnutrición cuando se consumen en exceso alimentos incompatibles con una dieta saludable. No debe confundirse con la desnutrición, que es una falta crónica de nutrientes esenciales en la dieta. La malnutrición puede producirse por causas como problemas dentales o de masticación, trastornos gástricos o la pérdida del sentido del gusto o del olfato. Sin embargo, la falta de apetito, la soledad y la falta de acceso a alimentos saludables pueden ser también la raíz del problema.
  8. Síndrome de inmovilización: conocida también como «síndrome de desuso» o «atrofia por desuso». Se produce cuando una persona no puede moverse durante un período prolongado de tiempo debido a una enfermedad, una lesión o una cirugía. Derivado de esta inmovilización, puede producirse sarcopenia (pérdida de masa muscular), así como una disminución de la densidad ósea y una reducción de la capacidad aeróbica. Por esto es importante realizar cambios posturales en el paciente encamado, y que este realice ejercicio de acuerdo a sus capacidades de movimiento cuando se pueda incorporar.
  El cuidado de la salud de las personas mayores en invierno
síndromes geriátricos

Cómo pueden prevenirse los síndromes geriátricos

Debemos tener presente que los síndromes geriátricos no son una parte inevitable del envejecimiento. Todo lo contrario, la prevención o retraso de su aparición es posible adoptando hábitos saludables. Además, es fundamental tratar y gestionar cualquier condición médica subyacente. De este modo prevendremos o minimizaremos el impacto de los síndromes geriátricos en la calidad de vida de las personas mayores.

Pautas para la prevención y retraso de la aparición de los síndromes geriátricos

  • Estilo de vida saludable: mantener un estilo de vida saludable que incluya una alimentación adecuada, actividad física regular, descanso suficiente y una buena gestión del estrés puede prevenir muchos síndromes geriátricos.
  • Prevención de enfermedades: controlar las enfermedades crónicas como la diabetes, hipertensión arterial y enfermedades cardiovasculares puede prevenir el desarrollo de síndromes geriátricos relacionados.
  • Prevención de caídas: las caídas son una de las principales causas de síndromes geriátricos en personas mayores. Mantener el hogar libre de obstáculos, usar calzado adecuado y hacer ejercicios para mejorar el equilibrio y la fuerza muscular puede ayudar a prevenirlas.
  • Prevención del aislamiento social: el aislamiento social y la soledad pueden contribuir al desarrollo de síndromes geriátricos como la depresión y la ansiedad. Mantener una conexión social y participar en actividades en grupo previene el aislamiento.
  • Evaluación geriátrica integral: dada la importancia que tiene identificar y tratar los síndromes geriátricos de manera temprana, antes de que se conviertan en un problema mayor, tener un control médico adecuado es fundamental para evitar o minimizar los síndromes geriátricos.

Conocer para prevenir

Si bien es cierto que los síndromes geriátricos están en muchos casos asociados a la edad, es posible prevenirlos o minimizar sus consecuencias siempre que se identifiquen y manejen correctamente. De este modo mejorará la calidad de vida y la autonomía de nuestros mayores. Por esto en Argaluza no solo nos ocupamos de que reciban una alimentación equilibrada y los mejores cuidados, sino que realizamos un seguimiento de acuerdo a las particularidades médicas de cada uno para que gocen de una mejor salud y disfruten de todas las posibilidades que le brinda la vida en general, y residir en nuestro centro en particular.

  El aislamiento en personas mayores

Referencias consultadas

  • Arango Salazar, C. et ál. (2007). Tratado de geriatría para residentes: Úlceras por presión. Recuperado de https://bit.ly/3YyxuH5
  • El rincón del cuidador (s/f). Síndromes geriátricos: qué son. Recuperado de http://bit.ly/3TaTOFv
  • Geriatricarea (2022). Principales síndromes geriátricos por su relevancia clínica, social y económica. Recuperado de http://bit.ly/3ZZyG7s
  • Institutos Nacionales de Salud (2019). La diabetes en las personas mayores. Recuperado de http://bit.ly/3yASBOi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

veinte − 12 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
LLÁMANOS