ayudas técnicas para personas mayores

Ayudas técnicas para personas mayores:

El aumento de la calidad de vida de las personas mayores o las personas con discapacidad se debe, en parte, a la existencia de numerosos recursos materiales ortopédicos que contrarrestan sus limitaciones. En efecto, las ayudas técnicas para las personas mayores y dependientes pueden resultar muy beneficiosas. Tanto para que mantengan su autonomía personal y su seguridad como para que disfruten de un envejecimiento satisfactorio.

Cómo las ayudas técnicas pueden favorecer la autonomía personal de los mayores

Hoy en día existe un amplio catálogo de productos de apoyo o ayudas técnicas para personas mayores, cuya función es mejorar su calidad de vida. En efecto, gracias a ellas, la persona puede aminorar sus discapacidades y mantener cierto nivel de autonomía personal. O bien, más facilidades para realizar las actividades básicas de la vida diaria.

Ciertamente, la etapa vital del envejecimiento no siempre resulta sinónimo de incapacidades o dependencia. Si bien, sí se observa un declive biológico: las personas se tornan más frágiles y aparecen más problemas de salud. La salud precisa de más cuidados y se va perdiendo ciertas capacidades vinculadas a la autogestión y la estabilidad de la marcha. De ahí que el porcentaje de personas dependientes sea tan elevado a partir de los 70 años.

En este contexto, recurrir a una ayuda técnica en edades avanzadas puede ser una gran opción para realizar actividades diarias con más seguridad y autonomía. Pues, los beneficios físicos y funcionales que proporcionan se reflejan en una mejora del su estado psicológico y emocional.

Además, gran parte de las ayudas técnicas están contempladas en el catálogo de prestaciones del Instituto Nacional de Gestión Sanitaria o el Ministerio de Sanidad. Aunque, en algunos casos, cada Comunidad Autónoma, a través de su sistema de salud o políticas sociales, es quien regula este tipo de ayudas.

Lo habitual es que lancen convocatorias anuales para subvencionar estos productos técnicos o ayudas para rehabilitación de viviendas o accesibilidad a las personas con discapacidad acreditada. Lo que afortunadamente facilita su adquisición.

En esta ocasión, el equipo terapéutico de Residencia Argaluza vamos a informaros sobre qué son las ayudas técnicas para personas mayores y cuáles tipos de productos de apoyo existen.

  Alteraciones del sueño en el adulto mayor

¿Qué son las ayudas técnicas para personas mayores o personas dependientes?

Las ayudas técnicas comprenden aquellos artículos, dispositivos o equipos ortopédicos o de prótesis, cuya finalidad es compensar las limitaciones individuales. Esto es, mantienen, mejoran o previenen las habilidades de las personas con discapacidad para neutralizar su estado de dependencia.

De esta manera, las ayudas técnicas para personas mayores resultan grandes aliadas para promover su independencia y la protección de su salud. Actualmente su catálogo es de lo más variado, siendo cada vez más eficientes y de calidad.

Lo importante es seleccionar estos artículos de apoyo funcional según las necesidades y preferencias individuales. Asimismo, a la hora de decretar la ayuda técnica idónea, debe tenerse en cuenta dos aspectos. Primero, el diagnóstico y la discapacidad de la persona mayor. Segundo, su entorno, el lugar donde va a utilizar el recurso ortopédico. Ya que, según las condiciones circundantes del usuario, deberá recurrirse a un modelo de ayuda técnico u otro.

Algunos recursos técnicos son de uso personal, pero otros sirven para mejorar el entorno de la persona. Se trata de las llamadas ayudas técnicas para la adaptación de la vivienda.

Eso sí: siempre se ha de contar con la opinión y autodeterminación de la persona mayor. Pues será quien ha de utilizarla o convivir con ella, y es de suma importancia que se sienta cómoda con su uso. Pues, si bien es cierto que las ayudas técnicas ofrecen un beneficio para la vida diaria del usuario; no todas las personas se sienten a gusto utilizándolas.

En este sentido, es normal que las personas mayores puedan mostrar cierta reticencia a estos productos o que necesiten un periodo de adaptación. Sin embargo, con el tiempo, ellas mismas descubren sus beneficios.

¿Cuál es el momento indicado para recurrir ayudas técnicas?

En líneas generales podemos citar tres situaciones donde las ayudas técnicas resultan imprescindibles para aportar calidad de vida a las personas mayores:

1- En periodos temporales de convalecencia y que requieran rehabilitación fisioterapéutica o funcional. Bien, como consecuencia de un incidente de salud inesperado que exige una larga hospitalización; o bien, motivada por una intervención quirúrgica. En estos casos, muchas personas mayores precisan realizar un programa de rehabilitación o reeducación de habilidades perdidas apoyándose en elemento técnicos para recuperar la movilidad Así como para potenciar su autonomía mermada por estas circunstancias. Uso temporal o prolongado de bastones, andadores, mobiliario específico, etc.

2- En casos de personas con discapacidad o dependencia, crónica o temporal, que limita o complica la actividad de la persona. Aquí los productos de apoyo compensan las capacidades perdidas. Por ejemplo, sillas de ruedas, bastones, andadores, artículos ortopédicos que facilitan el desarrollo de actividades de la vida diaria,…

  Demencia en ancianos: cómo reducir su impacto

3- Sencillamente como apoyo preventivo y refuerzo de la autonomía personal para contrarrestar los efectos de un proceso físico degenerativo o del envejecimiento. Ejemplos de recursos de ayuda técnica en estos casos son: zapatos con suelas de goma antideslizante o diversa clase de adaptaciones de seguridad que se realicen en la vivienda.

No obstante, para adquirir cualquier material de apoyo ortopédico, es conveniente que esté prescrito por un experto, terapeuta o profesional sociosanitario.

Ejemplos de ayudas técnicas para personas mayores

Existen diversos tipos de ayudas técnicas, dependiendo de su funcionalidad. En esta ocasión mencionaremos los más demandados; pero este es solo un pequeño vistazo del enorme universo que existe en torno a los dispositivos o las ayudas técnicas para personas mayores o dependientes.

Así pues, en el mercado se pueden conseguir, entre otras, las siguientes clases de recursos de apoyo como son:

Ayudas técnicas para personas con movilidad reducida

  • Bastón: con apoyo para ambas manos, fijos o regulables en altura, plegables,…
  • Andadores: con ruedas o sin ellas, regulables en altura, con asiento, con cestas,…
  • Muletas: de antebrazos o de apoyo auxiliar, fijas o regulables,…
  • Sillas de rueda: manuales o de motor, para diferentes entornos y distintas funciones, con más o menos prestaciones, etc.
  • Artículos para cambios posturales o transferencias: grúas, discos giratorios, tablas rígidas,…

Recursos técnicos para la comunicación

  • Audífonos
  • Teléfonos y móviles adaptados para personas mayores o con problemas de visión o audición (teclas grandes y sonidos elevados).
  • Ordenadores y equipos informáticos adaptados
  • Lupas de diferentes tamaños, manuales o electrónicas
  • Mandos vibradores para avisar en caso de llamadas
ayudas técnicas para personas mayores

Ayudas técnicas para facilitar las actividades de la vida diaria

  • Plancha para cortar con apoyos antideslizantes.
  • Tijeras con apertura automática.
  • Tabla de planchar fijada a la pared
  • Dispositivos para levantar tapas
  • Platos con un lateral cóncavo y otro alargado
  • Taza con dos asas y con dos tapas, una con pico y otra con orificio para pajitas
  • Utensilios de comida con mangos anatómicos y gruesos.
  • Cubo para fregonas con ruedas y escurridor eléctrico
  • Utensilios de limpieza con mangos extendidos

Ayudas técnicas para personas dependientes para adaptar la vivienda

  • Artículos para levantarse o adaptar alturas: Asientos catapulta portátiles, patas elevadoras de muebles,…
  • Mesas y asientos adaptados: mesas de cama regulables, con tableros de inclinación variables, con compartimentos para utensilios, etc; taburete ligero con ruedas; sillas regulables, con inclinaciones, con reposapiés, con o sin ruedas, etc.; cojín inflable mediante bomba manual,…
  • Ayudas técnicas para el cuarto de baño como WC portátil, elevador de WC, barras de sujeción y silla para baño,…
  • Recursos de apoyo arquitectónicos: placas de suelos antideslizantes, zócalos de goma antideslizantes, tirador de acero, lupas de pantalla para la televisión,…
  El cuidado de la salud de las personas mayores en invierno

Dispositivos de apoyo técnico para un ocio de calidad

  • Ayudas técnicas para la lectura: libros electrónicos, pasapáginas adaptables,…
  • Mandos de televisión con teclas grandes
  • Juegos de mesa adaptados: barajador de cartas, dado electrónico, dominó extrasensorial, naipes con números grandes,…
  • Balón de caucho con sonidos
  • Sillas de ruedas para la playa, flotantes en el agua.

Nuevas tecnologías aplicadas al bienestar de las personas mayores

Los artículos y dispositivos de ayudas técnicas son un recurso fundamental para mejorar las capacidades funcionales de los mayores . Pues les proporciona una gran seguridad y más confort. Al igual que se evidencian como un material de apoyo para que el personal sociosanitario y cuidadores informales eviten daños físicos y ciertos riesgos laborales.

Sin duda, dichos artículos de apoyo asistencial resultan cada vez más ergonómicos y cubren la necesidad de la persona casi a la perfección. Provistos de una técnica y una calidad cada vez más sofisticadas e innovadoras, su uso puede aportar un bienestar y una protección a los usuarios incuestionable.

Quienes visiten la Residencia Argaluza verán que contamos con un gran número de estos recursos geriátricos; tanto para uso asistencial como para emplear en nuestro programa de rehabilitación funcional.

De hecho, nuestros profesionales terapéuticos orientan a los mayores y sus familias en cuanto a qué tipo de ayuda técnica elegir en función de sus necesidades o grado de dependencia. Además de acompañar al adulto mayor en su aprendizaje para emplear adecuadamente cualquier ayuda técnica. Pues, un mal uso de ellas, especialmente de bastones y andadores, puede provocarles luxaciones, caídas o accidentes evitables.

Así, conseguimos incrementar las habilidades funcionales de nuestros residentes mayores para que sigan disfrutando de su autonomía personal. Aun en aquellos casos en los que presentan cierto grado de dependencia o discapacidad. Porque nuestra misión sociosanitaria es ayudar a los mayores a superar todos los obstáculos posibles que van apareciendo durante su vejez.

Referencias consultadas

  • Alberoni, O. (2012). Ayudas técnicas para la discapacidad o personas mayores. Recuperado de https://bit.ly/3eu0ITE
  • Alberoni, O. (2012). De las ayudas técnicas a la tecnología asistida. Recuperado de https://bit.ly/3PGGgQt
  • GeneroPRL.org (2018). Ayudas técnicas para el cuidado de personas dependientes. Recuperado de https://bit.ly/3hbJdJA
  • Peña, A. G. & al. (2020). Prevención de caídas y ayudas técnicas en el adulto mayor, enfoque para la atención primaria chilena. Recuperado de https://bit.ly/3FHYRqF

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Scroll al inicio
Call Now ButtonLLÁMANOS